El gobierno de Macri se vale un decreto de 1997 para justificar la baja de pensiones por discapacidad. Es una medida dictada durante el menemismo que incorpora una serie de condiciones para la entrega del beneficio. Durante el kirchnerismo hubo flexibilidad en la aplicación de esa norma, al punto que los titulares de pensiones crecieron de 350 mil a 1,6 millón entre 2003 y 2015.

Entre los requisitos figuran la acreditación de un nivel de discapacidad del 76 por ciento, la imposibilidad de que el beneficiario o su cónyuge estén amparados por el régimen de previsión o posean bienes o ingresos que permitan su subsistencia.

La gestión de Carolina Stanley en el Ministerio de Desarrollo Social dio de baja 170 mil pensiones, de las cuales 83 mil fueron en la primera mitad de 2017. Desde esa cartera aseguran que las cancelaciones no responden a la necesidad de ajustar las cuentas públicas sino a una depuración del padrón. En cambio, fuentes gremiales denuncian situaciones de discrecionalidad generalizadas, en el marco de un cambio de fondo en la orientación de la política de cobertura social.

Las pensiones no contributivas fueron pensadas para atender contingencias de quienes no cuentan con recursos o bienes suficientes para su subsistencia y la de su grupo familiar. Desde su creación, la Comisión Nacional de Pensiones gestionó las pensiones a la vejez, por invalidez y para las madres de siete o más hijos, en carácter de derecho para quienes se encuentren en estado de vulnerabilidad social. Durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner hubo un trabajo intenso en esta área. En cambio, desde que asumió Cambiemos las pensiones no contributivas dejaron de considerarse un instrumento de la seguridad social, como reveló PáginaI12 a principios de abril.

“Pueden trabajar”

El titular de la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales Guillermo Badino, el funcionario de Desarrollo Social que puso la cara para justificar los recortes en pensiones a discapacitados al punto tal de afirmar que una persona con síndrome de Down no es sujeto de una pensión por invalidez, sino de la Asignación Universal por Hijo (AUH), retomó hoy la misma línea argumentativa y fue más allá, al apelar a la herencia recibida del kirchnerismo.

“Fueron doce años de horror”, aseguró el titular de la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales, cuya área ya dio de baja más de 170 mil pensiones, 83 mil se efectivizaron en la primera mitad de este año.

Fuente Página 12

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter