Argentina goleó al seleccionado de Singapur por 6 a 0. Como estaba previsto, Sampaoli estableció una defensa con dos centrales diestros como Emanuel Mammana y Federico Fazio, una línea de tres delante de ellos con Lucas Biglia en el medio y Marcos Acuña y Eduardo Salvio en los extremos, con la función de retroceder cuando el equipo era atacado, situación que nunca se planteó.

En la ofensiva de Argentina jugó como delantero más adelantado Joaquín Correa, en tanto que Paulo Dyabla merodeó el sector derecho del ataque y Alejandro “Papu” Gómez lo hizo por la izquierda, ocupando la zona de gestación Angel Di María y Manuel Lanzini.