Se acordó una pena de 2 años y medio de prisión en suspenso más 4 años de inhabilitación para conducir. El polémico magistrado Pedro Hooft decidirá en un máximo de cinco días si otorga legitimidad al acuerdo al que arribaron Lalo Ramos, su abogado Facundo Capparelli y el fiscal Pablo Cistoldi.

Con el rechazo de los familiares de Thiago, que se concentraron en las puertas de Tribunales, se llevó adelante una audiencia entre el juez Pedro Hooft, Eduardo Lalo Ramos, Facundo Capparelli y el fiscal Pablo Cistoldi en donde se acordó la pena “muy cercana al máximo que permite la ley”, según el fiscal, de 2 años y medio, y cuatro años de inhabilitación para conducir.

Por su parte, el abogado de Ramos, Facundo Capparelli aclaró que “un juicio abreviado no es un salvoconducto, es una sentencia condenatoria en la que se reconoce la responsabilidad penal”. En relación a la pena, Capparelli sostuvo que “Ramos está asumiendo el máximo de pena de inhabilitación que le hubiese cabido en un juicio oral y está asumiendo una pena de dos años y seis meses de prisión que se aproxima al máximo de tres que prevé el delito”.