Luego de que se anunciara el cierre del molino harinero de Luro y Chile, que dejó en la calle a 62 familias marplatenses, continúan las negociaciones y se acercan a un acuerdo con las autoridades de la empresa harinera Lagomarsino S.A. “Adelantaron el pago de la quincena por lo menos”, aseguraron los trabajadores.

Luego de casi dos semanas de conflicto, lucha y resistencia, los integrantes del espacio de la avenida Luro decidieron levantar la protesta y liberar la puerta de las instalaciones. “Ellos mejoraron las ofertas y afortunadamente nos adelantaron el pago de la quincena por lo menos”, manifestaron.

En ese marco, las negociaciones parecen avanzar, aunque indicaron que el diálogo va a continuar “mínimo hasta el lunes”. Los primeros telegramas llegaron en el mes de junio y planteaban suspensiones por 75 días. Luego, llegaron los despidos, y 62 familias continúan con una gran incertidumbre sobre su futuro.