Uno de los hombres fuertes de la CGT salió a anunciar que de seguir así, se prevee una medida de fuerza por parte del gremio que él conduce y otros que acompañarían, pese a que el triunvirato de la Central General de los Trabajadores no haya anticipado nada parecido.

“Si llega a tener una victoria en octubre, se va a venir un ajuste brutal, en los estatales y municipios”, describió crudamente, Pablo Moyano.
A pesar de que las principales encuestas no le dan un buen panorama al gobierno en las futuras elecciones, lo cierto es que en Cambiemos prima la tranquilidad, como si se esperara por un prime o segundo lugar asegurado.

El hecho de no aflojar con el ajuste ni siquiera en un año electoral, hace decantar lo obvio: si Cambiemos obtiene una victoria contundente en octubre, o al menos no queda alejado de los primeros escaños, todo parece indicar que las medidas de ajuste se profundizarán.
“van a querer introducir la flexibilización laboral en la totalidad de los gremios, con la productividad y el presentismo”, anticipó el gremialista, algo en el que han coincidido varios personajes de la política.

Debido a esto, Moyano anunció que de seguir así se realizará una contundente medida de fuerza en contra de estas políticas económicas que afectan al conjunto del pueblo: “No podemos mirar para otro lado cuando siguen cerrando empresas, a las paritarias le pusieron un techo, la inflación no cede, el Impuesto a las Ganancias no lo modificaron y no hay un aumento de emergencia a los jubilados”, manifestó.

Además, el gremialista hablo de “bronca”, que cada día crece en la gente y se mostro decidido a encarar lo que hasta podría ser un paro general, a pesar de no tener el acompañamiento del resto de la CGT.

“Si la CGT no adhiere, muchos gremios vamos a acompañar esa protesta”, dijo con seguridad.

El sindicalista también habló sobre las paritarias libres y la reciente polémica decisión de eliminar las pensiones para personas discapacitadas. “Tiene que haber una reacción”, analizó.