Los trabajadores del Estado nucleados en ATE llevan adelante una medida de acción gremial en el CPA de la calle Buenos Aires al 2800, en donde sólo hay asignada una persona a la atención de “la casa de día” y “ni siquiera tienen gas para poder calentar la comida”. Desde el gremio aducen que de no ser por la voluntad de los trabajadores el servicio no se prestaría.

Al respecto, Hernán Molina, prosecretario gremial de ATE, sostuvo que “el tratamiento de las adicciones es un tema olvidado por varios gobiernos. En este caso se van sumando las problemáticas al día de hoy de los trabajadores pero también de los pacientes, estamos hablando de la atención de la salud mental y de todo tipo de adicciones por parte de los operadores. Esos problemas hacen que los compañeros se vean afectados en su salud laboral porque al haber falta de operadores pero también falta de condiciones de trabajo, muchas veces terminan pidiéndose licencias dado a que no pueden abordar lo que el Estado no apoya en esta concreción de la política. Los que verdaderamente llevan adelante esta política de prevención son los trabajadores”.

Molina remarcó que en la atención de la casa de día hay un solo trabajador que está abarrotado de trabajo, “no puede él solo, sin embargo no se asignan más trabajadores, es por eso que nosotros desde la medida de acción gremial, estamos planteando la reducción de la atención a media jornada en el horario de 12 a 15 pero sumando un compañero más que vamos a tener que sacar de la parte de las entrevistas. Por lo tanto se verá afectada la atención en la casa de día por la media jornada y también las entrevistas programadas”.

Por último, el dirigente gremial enfatizó: “La política de adicciones no es sólo esto. Hay una desidia constante en lo que es la política pública por parte de los distintos gobiernos. Precarización laboral, condiciones precarias en las instalaciones, falta de recursos para lo cotidiano pero también para seguir manteniendo los grupos, la comunidad terapéutica y la casa de día. Indicadores de que atender estos aspectos de la salud pública, tampoco les interesa a los gobiernos de turno. Aquí no ha cambiado nada”.