Esta semana el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo puso en marcha junto al ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus, el plan de Cobertura Universal de Salud (CUS). Detrás del anuncio con el que supuestamente pretenden beneficiar a unos 15 millones de personas en todo el país, desde distintos sectores denuncian la privatización de la salud pública.

“Desconozco el origen de esa denuncia. Esto es universalizar el sistema de salud, para que llegue a todos”, indicó Lemus. Mediante este plan se entregará una credencial, con una historia clínica unificada y según anunció Mauricio Macri en agosto de 2016, se busca saldar una histórica deuda con las obras sociales.

“Es una mentira. En nuestro país existe la salud pública con lo cual eso está cubierto. Detrás de esto hay un gran negocio. Viene la privatización y vienen los amigos y los socios de siempre, como son algunos miembros de la CGT que estuvieron sentados en el lanzamiento – del programa-” le dijo a Diario La Posta el secretario general de ATE, Ezequiel Navarro.

Al tiempo que agregó: “Macri ya les había devuelto 600 millones del manejo de las obras sociales y esto implica desfinanciar la salud pública y llevarnos a modelos que han fracasado en Colombia y Chile”.

En diálogo con Página 12, el ex ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán, médico sanitarista, criticó la Cobertura Universal de Salud (CUS) y denunció que ” es una falacia. Ya teníamos cobertura universal de salud. Desde 1946 todo el mundo puede atenderse en los hospitales públicos y la cobertura es total. Es gracioso porque se piensa que éste es un sistema para 15 millones de personas que no tienen obra social o prepaga. No es así. La mitad de los partos se hace en hospitales públicos, con gente que tiene obra social: de 450 mil partos por año, 320 mil son de personas con obra social y prepaga. Y en accidentología, el 100 por ciento de los casos se atienden en hospitales públicos, en la etapa aguda, por lo menos. El debate es si el acceso es equitativo o no”.

Gollán denunció que ahora “la gente va a tener que pagar por servicios que antes no pagaba. Van a dar una credencial, y la gente va a acceder a una canasta básica de prestaciones. Hasta determinado límite, te paga el Estado”.

“Con el sistema actual no hay límite. Los tratamientos de alto costo, oncológicos, reumatológicos o hepatitis… todo lo que hasta hoy en día es gratuito, se empezará a pagar. El Gobierno dice que lo que quede afuera de la canasta básica de prestaciones, se cubrirá luego de que se estudie el caso. Yo creo que habrá una catarata de juicios”, denunció el ex ministro de Salud de la Nación.

La ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, también expresó su malestar en Twitter. Allí, se hizo eco de las palabras de Gollán y escribió: “Otro punto importante es que limitan la cantidad de tecnologías y medicamentos que cubre el PMO a través de obras sociales y las prepagas. En Colombia adoptaron este sistema en 1993. Destruyeron el sistema público y es el país donde más gente muere por no tener atención médica. Allá prometieron una lluvia de inversiones en prestadores. Pero de una buena cantidad de administradoras privadas de salud se redujeron… a cuatro que están cartelizadas, con precios cada vez más altos y la gente cada vez más afuera. El ejemplo es UK donde están los mejores indicadores. El contraejemplo, EEUU donde lo maneja el mercado y tiene los peores indicadores”.