Tras el paro sorpresivo de los recolectores de residuos que dejó sin el servicio esta mañana al distrito de General Pueyrredon debido a que se registraba un retraso en el pago de los haberes, el jefe comunal Carlos Fernando Arroyo tildó la medida de “incomprensible”.

“Es medio incomprensible porque tenían que cobrar hoy, el cheque estaba preparado. No sé… fue media hora antes del partido”, dijo Arroyo. “¿Que pudo haber pasado”, le preguntaron los medios en el Polideportivo, a lo que el intendente respondió “no sé, saquen sus conclusiones”.

Y advirtió “No hay justificativo. Por mi parte tengo un pliego que dice qué multas puedo aplicar y las voy aplicar, no tengan ninguna duda de que eso va a ocurrir. De ahora en más, al que no cumpla se le aplica la sanción”.