“Cuando es condenado, y se lo llevan los efectivos policiales, les dice que nos iba a terminar matando a mi mamá y a mí. Y él se iba con arresto domiciliario, por eso lo tuvimos que hacer público”, dijo Rocío antes de ingresar al edificio de tribunales esta mañana. Después de las 9 comenzó este lunes el juicio oral a Marcelo Girat, por amenazas de muerte a Viviana Morelo, su ex pareja, y a Rocío, su hija.

“Esperamos que los jueces contemplen las consecuencias que nos deja a todas las sobrevivientes que pasamos por una vejación así tan grande como ser violadas o ultrajadas, que se contemplen las amenazas por que él tiene una página de Facebook en donde sigue hostigando desde la cárcel y esto no está bueno y no me hace bien”, continuó.

El exsuboficial de la Armada, Marcelo Girat, llegó a tribunales esta mañana, pasadas las 8. Tras recibir una condena por parte de la Sala VI de Casación a 14 años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo, el padre de Rocío pasa sus días en el pabellón de Lesa Humanidad en Batán con todos sus privilegios, incluso cuenta con acceso a Internet.

“Quiero que siga condenado, porque se lo merece. Ninguna persona tiene derecho a hacer lo que él hizo conmigo. Es un perverso y un manipulador. Una persona con estas características no se arrepiente. Los violadores no se arrepienten. Son reincidentes”, remarcó Rocío.

“Desde la cárcel presenta pruebas de la causa, pone cartas mías de chiquita, dice donde trabaja mi mamá, nos sigue hostigando. Todo esto con mi cara, con mi nombre. Todo esto para mi no es bueno y espero que los jueces lo tengan en cuenta”, destacó por último.