Se viralizo en redes, y en especial en WhatsApps de familias de jardines infantiles y escuelas una campaña que incita a bajar el volumen de los salones infantiles generando conciencia de los daños.

Quien llevó a una niña o niño a un cumpleaños, padeció el nivel de ruido que mezcla música con volumen muy alto con griterío de pibes. Lo que tal vez no sepan, es que además de molesto, el volumen alto es dañino para la audición de los más chicos.

Un grupo de padres y madres de Mar del Plata pusieron en marcha una campaña para generar conciencia de que el volumen elevado perjudica la audición de niñas y niños.

Para difundir la campaña, gestaron el Facebook “bajaleelvolumen” donde ofrecen aplicaciones para medir el nivel de ruido, infografías, datos y stickers para señalizar espacios adheridos al proyecto.

Para generar parámetros de comparación en la detección de niveles de ruido, explican: “120 db equivale al nivel de ruido de un recital de rock, 100 DB una moto con un escape muy ruidoso, y en 90 DB al tráfico en una autopista”.