En el último parte oficial a la prensa, la Armada Argentina reconoció que el submarino buscado desde hace ocho días, con colaboración internacional, sufrió una explosión el mismo día que perdió comunicación con tierra.

La información fue ratificada por un centro de estudios nucleares de Austria, y coincide con un informe estadounidense que circuló extra oficialmente días atrás, y había sido negado por la Armada Argentina. Los familiares que empiezan a dejar la Base Naval Mar del Plata critican al accionar de la fuerza y la desinformación.

El vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi, dijo que “Fue un episodio anómalo, corto, singular, violento, no nuclear, consistente con una explosión”.

Familiares de los tripulantes desbordaron de bronca y dolor, y rompieron elemento de la sala donde aguardaban noticias. “Son unos mentirosos, desgraciados, perversos, manipuladores” contó Itati leguizamón, esposa del sonarista Suárez, al periodista Darío Palavecino.