La decisión fue tomada en una asamblea general en el gremio, en la que los trabajadores votaron por otorgar el mandato a la cúpula del STM para adoptar y decretar medidas de fuerza en caso de incumplimientos en sueldos y condiciones laborales por parte del Municipio.

La disputa entre el Sindicato de Trabajadores Municipales y el Ejecutivo local lleva ya varios meses, y mientras pasan los días, crece y se tensiona aún más.

Esta vez, mientras los dirigentes municipales de la Provincia deliberan en la ciudad en pleno Congreso de la Federación de Sindicatos Municipales, el revés lo dieron los propios trabajadores.

Este miércoles se realizó en la sede del sindicato una Asamblea General donde los delegados, afiliados y no afiliados, le otorgaron el mandato a la cúpula del gremio para acordar y definir medidas de fuerza ante incumplimientos del gobierno comunal en sueldos y condiciones laborales.

El eje principal de discusión fue el avance de la Comuna ante los derechos de los trabajadores y la falta de cumplimiento en tiempo y forma de los deberes salariales, beneficios y bonificaciones. Se espera ahora la respuesta del Ejecutivo que viene acumulado enojo y que ya ha mostrado su estrategia principal a principios de noviembre.