Jonathan Uriel Castellari y Sebastián Sierra, fueron a bailar a un boliche de Palermo, Ciudad de Buenos Aires. Ambos juegan en el equipo de rugby diverso, Ciervos Pampas. Después, juntos fueron desayunar al McDonalds de la Avenida Córdoba 3188 y mientras esperaban la comida entró al local un grupo de 7 chicos de entre 20 y 25 años, que mas tarde los molieron a palos en un ataque homofóbico.

Según relató Sebastián, los chicos los miraban fijo y se burlaban de ellos. “Eran altos, corpulentos, bastante machitos”, contó. En un momento Jonathan salió a fumar un cigarrillo y uno de ellos lo siguió. Allí los agresores pasaron de la violencia verbal a la violencia física. El jóven que lo siguió lo atrapó con los brazos y le dijo algo. “Yo vi desde adentro que algo estaba pasando y cuando salí salió el resto del grupo y le empezaron a pegar y a decir puto y un montón de insultos homofóbicos. Intenté defenderlo pero no pude, después lo soltaron”, cuenta Sebastián entre lágrimas.

Dentro del local de comidas rápidas donde se inició el ataque, un McDonalds, había una enfermera del Hospital Güemes (que queda a pocos metros del lugar) que le dio los primeros auxilios a Jonathan, tras el brutal ataque homofóbico. Desde entonces a hoy espera internado la realización de estudios para descartar secuelas crónicas o de gravedad.

“El está dolido, muy dolido y los dolores no son solo de los golpes. Necesitamos que esto se difunda lo más posible, no puede seguir pasando.” dijo Sebastián a Presentes. Una vez que le den el alta a Jonathan, harán la denuncia policial y judicial de rigor. “Tenemos a la enfermera como testigo”, agregó. Hoy, sábado 2 de diciembre, a las 20HS, desde el club Ciervos Pampas convocan a una movilización de repudio, que se realizará en Capital Federal, en Av. Córdoba y Medrano.