Esta mañana, en el barrio Nuevo Golf, el camión de la basura realizaba su recorrido habitual. Por el mal estado de las calles, quedó encajado. El recolector advirtió que como sucedió otras veces, dejará de recorrer las calles en mal estado para evitar que este tipo de situaciones se repitan. Los vecinos de nuevo afectados por la desidia de la gestión municipal.

Desde la sociedad de fomento ya no saben qué hacer. La imagen es de hoy a las 9hs, en la calle 65 esquina José Martí, en el Barrio Nuevo Golf. Hace apenas algunos días, su presidente, mario Peralta, se encadenó a la puerta del palacio municipal para conseguir la reunión con el intendente donde logró recuperar a las dos líneas de colectivos que ingresaban al barrio, y habían dejado de hacerlo por el mal estado de las calles.

 

El mal estado de las calles rompe los autos de los vecinos, genera caídas peligrosas a quienes circulan en bicicletas y motos, altera o suspende recorridos de colectivos y recolectores, anula el ingreso de ambulancias y repartidores de servicios como gas y agua envasada. Aísla al barrio. Deteriora la calidad de vida de las vecinas y vecinos.

 

Desde el Barrio Nuevo Golf, integran la red AROS, donde vecinalistas de diferentes barrios muestran que esta realidad se repite en cada barrio alejado del centro. Las luminarias no se reparan, las calle no se mantienen y mucho menos se arreglan. Recientemente, algunas sociedades de fomento recibieron un nuevo ataque del municipio, que lejos de intentar mejorar su relación con los vecinos, presiona a las entidades que los nuclean con la quita de los tractores con lo que se realiza el corte de pasto, indispensable en los barrios forestales.