En el día de ayer, una delegación de ATE encabezada por el secretario general, Ezequiel Navarro, se entrevistó con el obispo de la Diócesis de Mar del Plata, Monseñor Gabriel Mestre; para hacerle llegar un documento consignando la preocupación por la situación actual de nuestra ciudad en relación a la pobreza, el empleo, la falta de políticas públicas y la precarización en el Estado.

El documento describe la urgencia de las problemáticas que están sufriendo algunos sectores como Desarrollo Social de la Provincia, Patronato de Liberados, Servicio Zonal de Niñez y Centro de Protección a la Víctima; como también la situación general de los estatales en nuestra ciudad, donde se desempeñan más de 10.000 trabajadores de los estados provincial y nacional.

Desde ATE, comentaron que “la preocupación ronda entorno al gran ajuste que se está implementando donde el 30% de pobreza va en crecimiento, mientras el empleo disminuye y los sectores más vulnerables de la ciudad no reciben respuestas del Estado, y no por el accionar de sus trabajadores sino por la desidia y la falta de políticas públicas que los gobiernos de Macri y Vidal vienen implementando. A esto se le suman las reformas laborales, previsionales e impositivas que agravan aún más la situación de nuestra población, especialmente niños, jóvenes y tercera edad”.

Finalmente, también expusieron la gravedad del planteo de la baja en la edad de imputabilidad de nuestros jóvenes, donde Monseñor Mestre fue claro en comunicar que es postura tomada de la Conferencia Episcopal rechazar la baja en la edad de imputabilidad, postura que reafirma en su persona en el ámbito de ésta Diócesis.

El cierre de la reunión estuvo a cargo del secretario general, donde solicitó al obispo tomar el planteo de ATE y enviar un mensaje desde la cabeza de la iglesia marplatense para que el Estado esté presente ante la población más vulnerable que no recibe respuestas, dejando este rumbo donde la lógica de mercado supera la humanización de las políticas.