La magistrada de Caleta Olivia reconoció que “no sabía” si tenía en su poder la documentación sobre las ocho llamadas que realizó el submarino y que se dieron a conocer en los medios recién hoy.

A 20 días de la última comunicación con el ARA San Juan y sus 44 tripulantes, la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, encargada de investigar la desaparición del ARA San Juan, rompió el silencio y se quejó por la falta de herramientas e insumos que tiene en su juzgado para llevar adelante la investigación. “Pedí recursos técnicos porque hoy me están faltando”, señaló.

En diálogo con Radio Nacional, Yáñez aclaró que su juzgado es “universal” -esto quiere decir que no solo se dedica a investigar la desaparición del submarino, sino que además se encarga de todo tipo de casos que tengan que ver con delitos federales- y que “le están faltando escáner, impresora, elementos que faciliten la reproducción de los documentos”.

“Por ahora tengo en funcionamiento un solo escáner. Esto lo he canalizado a través de las vías que corresponde. Lo pedí la semana pasada y todavía no tuve respuestas. Esto sale a la luz por el ARA San Juan, pero pasa en muchos juzgados”, remarcó.

A su vez, la jueza reconoció que no tenía conocimiento de las ocho comunicaciones hacia un teléfono satelital y una línea de la ciudad de Mar del Plata que realizó el ARA San Juan. La más extensa duró poco más de 13 minutos y la más corta tan sólo un minuto.

En ese contexto, Yáñez aseguró que “no sabía” si tenía en su poder la documentación sobre las llamadas que realizó el submarino. “No sé si lo tengo, creería que hasta acá no. Ayer recibí una comisión de PuertoBelgrano, en esa documentación no está, pero hoy arribaron dos personas del Estado Mayor de la Armada y me trajeron doce cajas con documentación”, explicó.

Y continuó: “Ante la disposición de la Dirección de Inteligencia Estratégica Militar, que dijo que no estaba comprendido en la ley de inteligencia. A partir de ahí, el Estado Mayor de la Armada procuró los mecanismos para centralizar toda la información que yo había pedido, y hoy llegaron 12 cajas de documentación al juzgado de Caleta Olivia”.

Según la jueza de Caleta Olivia, de a poco se empiezan “a dar cuenta del tamaño de la misión” que tiene por delante y aclaró que es “fundamental contar desde la reconstrucción que precedió la zarpada, de todas las reparaciones a la que fue sometido el ARA y de las comunicaciones que son muy importantes”. “Para la instrucción necesito pruebas legalmente obtenidas”, explicó.

Según sus propias palabras, está investigando la reconstrucción de todo lo que precedió a la zarpada del ARA San Juan hasta Ushuaia y desde ahí hasta la última comunicación para ver si hay “algún hecho reprochable en términos penales” de algún autor o autores. En esa línea, detalló que es “muy prematuro” para saber qué paso con el ARA San Juan.

(24CON)