La medida se trató este jueves en el recinto deliberativo, con la ausencia de ediles del Frente Para la Victoria que decidieron no validar dichos incrementos. La bajada de bandera pasará a $ 33.60 y la ficha a $ 2.80.

El aumento en la tarifa de taxis fue pedida desde hace un mes por los trabajadores e integrantes de la Federación, que adujeron no llegar a cubrir los costos diarios debido a la inflación, aunque esta suba ya es común en esta época del año, antes de la temporada.

Finalmente, el Concejo Deliberante aprobó el incremento de 22%, por lo que la bajada de bandera pasará a $ 33.60 y la ficha a $ 2.80, en cada unidad una vez que esté reglamentada la ordenanza.

Se trata de 4 puntos menos en comparación con el 26% que habían solicitado al cuerpo deliberativo los choferes, que respondió al análisis de costos presentado mediante un informe por el Ejecutivo Municipal en la Comisión de Transporte.