Tras la polémica por el tipo de convenio establecido que dilató el debate un año, el oficialismo apuró una reunión conjunta de comisión de legislación y transporte, y consiguió que el expediente llegue preaprobado a la última sesión del año. Hoy, a las apuradas, Cambiemos logró concretar las fotomultas, y aumentar las tarifas de taxis y colectivos. Otro duro golpe al bolsillo.

Intentando legitimar el proyecto con argumentos de recaudación, los ediles acordaron que el municipio deba al menos recibir el 50% de la recaudación por estas sanciones económicas, lo que representa un incremento de casi el 10% del porcentaje asignado en el proyecto original. Esta suba formó parte de una nota ingresada por el nuevo secretario de economía y hacienda del municipio (el tercero en el cargo en menos de dos años que lleva la gestión de Cambiemos), Hernán Mourelle, ingresado ayer sobre tablas en el transcurso de la reunión conjunta de las comisiones, intentando aportar a destrabar el proyecto.

El proyecto aprobado sostiene las condiciones de acuerdo con la UTN La Plata, y distribuye la recaudación en los siguientes porcentajes: 50% para el municipio, y el resto se dividirá en un porcentaje mayoritario para la Universidad, y un porcentaje menor para la provincia.

El proyecto, además, prevé la creación de una comisión de control y monitoreo, que articulará la relación entre el municipio, la provincia, la UTN y la Cámara Empresaria de Control y Administración de Infracciones de Tránsito (Cecaitra), organismo que aportará asistencia técnica específica.