Otra vez, la ciudad quedó sepultada en basura tras la interrupción del servicio de recolección prolongado por más de dos días. El fin de semana largo recibió a los turistas con bolsas de residuos desperdigadas por las calles. Hoy, tras un acuerdo con privados se reanuda el servicio.

 

El servicio de recolección se vio afectado varias veces en el transcurso del 2017. Por el atraso en los pago de salarios de la empresa 9 de Julio, por las pésimas condiciones del predio de disposición final, por el incumplimiento en compromisos asumidos desde el municipio con los trabajadores del espacio, por las condiciones en las que trabajan los recicladores, y la última, la de este fin de semana, el retiro del personal policial por las pésimas condiciones de cobrabilidad de las horas trabajadas.

 

El conflicto policial se vivió en diferentes reparticiones municipales, incluido el palacio de H. Yrigoyen y Luro, que no abrió sus puertas principales ante la falta de efectivos que custodien la circulación. Claro que donde más se sintió el impacto de la ausencia es en el predio, donde los trabajadores se negaron a realizar sus tareas por la desprotección que implica el retiro del personal de vigilancia.

 

Luego del  transcurso de horas de tensión, el municipio acordó con la empresa Tecsan, quien tiene otorgada la licitación de la labor dentro del predio, que aporte la seguridad con personal privatizado.