El gobierno municipal sigue batiendo récords polémicos. Llegamos a un sexto día con interrupción del servicio de recolección de residuos por la falta de seguridad en el predio. La alianza Cambiemos (PRO + Radicales + Arroyo) no logran destrabar el conflicto y la ciudad queda sepultada tras las bolsas de basura que continúan acumulándose en la calle, con altas temperaturas, alerta meteorológico y pisando la temporada.

El conflicto sin solución se agrava con el transcurso del tiempo. Los empleados municipales que se desempeñan en el predio de disposición final de residuos fueron desplazados provisoriamente a otra área. El gobierno municipal, había anunciado un acuerdo con la empresa TECSAN para que ésta provea al predio de seguridad privada, pero aparentemente el acuerdo no era cierto (por no decir que mintieron).

Al problema de la acumulación de basura durante seis días, se le agregan las altas temperaturas y el alerta meteorológico, lo que sumerge a la ciudad en un olor nauseabundo, aumenta el riesgo sociosanitario, deja a la ciudad echa una mugre por las bolsas rotas entre el temporal y los perros y pone en jaque a la temporada.