Independiente se consagró campeón de la Copa Sudamericana, al empatar ayer 1-1 con Flamengo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil. El equipo aprovechó la victoria 2-1 de la ida, Lucas Paquetá abrió la cuenta para el local a los 30 minutos del primer tiempo y empató Ezequiel Barco, de penal, a los 39 minutos de la misma etapa.

El 1-1 (3-2 en el global) volvió al “Rojo” dueño de un escenario icónico en la historia del fútbol. De esta manera, el equipo de Avellaneda sumó un nuevo título internacional para seguir agigantando su mística.

Tras este triunfo, Independiente reemplazó en el trono al Chapecoense brasileño, que el año pasado obtuvo el trofeo de manera simbólica al sufrir el equipo una tragedia aérea en Colombia cuando viajaba a disputar el partido de ida frente al Atlético Nacional.