Mientras trascendió que varios ministros ya firmaron el DNU y el presidente Mauricio Macri lo analizaba en la Quinta de Olivos, consultamos a un especialista que nos contó por qué la medida violaría la Constitución Nacional.

Los decretos de necesidad y urgencia se han utilizado en diversas ocasiones de la vida institucional argentina, y la posibilidad de que la Reforma Previsional gambetee al Congreso y sea instalada bajo esta modalidad, generó críticas de gremialistas e integrantes del abanico político, incluso del oficialismo.

En ese camino, el abogado José Luis Zerillo aclaró que la vía judicial en caso de aplicarse el DNU, sería la declaración de inconstitucionalidad: “Hay que tener en cuenta que lo que no va a poder demostrar es la urgencia, la emergencia, como sucedió otras veces”.

Conocido es el caso del “corralito” del 2001, en el que se había recurrido a la misma maniobra: “Allí lo que se argumentaba por urgencia era que si hubiera sido aprobado por ley, la gente lo hubiera retirado del banco;
por lo cual, como emergencia tenía justificación. Pero aquí no hay urgencia, habiendo sido incluido en las sesiones extraordinarias, con lo cual el Congreso está habilitado para seguir votándolo”, puntualizó.

De esta manera, quedaría probada la inconstitucionalidad de este decreto, que sería violatorio de la Constitución Nacional, en su artículo 99 inciso 3, que le permite hacer decretos de necesidad y urgencia pero no bajo estas condiciones.