Los parientes de los 44 tripulantes del desaparecido submarino ARA San Juan marcharon desde la Base Naval Mar del Plata hasta la catedral para exigir que se continúe con la búsqueda y se aclare lo sucedido con el navío. Se cumplió un mes de la última comunicación que realizó el buque que navegaba patrullando el Mar Argentino desde Ushuaia a su apostadero habitual en nuestra ciudad.

En su recorrido por la costa hasta el centro de la ciudad, los familiares de los submarinistas recibieron el apoyo numerosas muestras de afecto por parte de los marplatenses, quienes los aplaudieron a su paso. Marcharon bajo un sol radiante y una temperatura que superó los 30 grados.

Jorge Villareal, padre de Fernando, uno de los tripulantes, contó a La Posta que atraviesan este difícil momento “con fe y esperanza, a la espera de que sigan buscándolo y que lo puedan ubicar”. “Es muy difícil sobrellevar este momento, necesitamos contención”, sostuvo.

Jorge dijo que “vienen amigos y se une mucha gente en las redes y esa solidaridad que recibimos nos ayuda”, y con respecto a la situación que atraviesa, sostuvo que está “con mucha angustia y tristeza por todo lo que está pasando”.

Luego de un mes de desaparecido el submarino, las expectativas de aparición con vida de los submarinistas son nulas. Pese a esto, Jorge Villareal aseguró que “ante la incertidumbre de no saber nada, prefiero optar por lo positivo, es decir, no tener certezas de nada y creer que en algún lugar tiene que estar”.