Siguen los cambios en el Municipio, y esta vez, el intendente desplazó al titular de un área fundamental: Desarrollo Productivo, que hasta hoy era conducida por De Rosa, quien afirmó no “tener ni idea” de por qué lo alejaban. El mejor equipo en 50 años.

El famoso plan secreto de Carlos Arroyo se hace esperar, y poco avanza en la ciudad. A pesar de haber avanzado unos casilleros en el tema de la desocupación, la producción y la industria son áreas que siguen estancadas en Mar del Plata.

Esto disgustó al mandatario comunal en una primera instancia con el ahora diputado (sí, increíble) Héctor “Toty” Flores, que fue despedido por no ir a trabajar, y en una segunda oportunidad con Ricardo De Rosa, que hoy fue desplazado por decreto.

Las ásperas diferencias entre ambos fueron dadas a conocer por funcionarios en más de una oportunidad y hasta el propio De Rosa habló de una “relación desgastada”. Los rumores de despido o renuncia aparecieron en varias oportunidades hasta que este jueves se hicieron realidad.

El exfuncionario reconoció que fue advertido mediante una tercera persona, lo que le generó malestar. “Ni siquiera tengo idea concreta de por qué me separan del cargo”, admitió esta tarde.

Así, ya son más de 30 los funcionarios que aparta Carlos Fernando Arroyo en esos dos años de gestión que lo muestran debilitado y sin rumbo concreto.