En el marco de las acciones desplegadas para expresar el rechazo popular al otorgamiento de la morigeración de pena de prisión domiciliaria al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, radicado en el Bosque Peralta Ramos, en la ciudad, desde HIJOS Mar del Plata, ATEOS, y CTA Autónoma convocan a realizar un “Siluetazo”.

 

Este jueves, en la marcha de las madres que se realiza cada semana, en San Martín y Mitre, donde están pintados los pañuelos blancos, a las 18 hs, mientras se acompaña la marcha, se estarán elaborando las siluetas “en representación de los compañeros desaparecidos y mujeres embarazadas, con todos aquellos que quieran sumarse a participar de la actividad” cuenta Eleonora Alais, integrante de HIJOS Mar del Plata.

 

Las siluetas serán utilizadas para señalar la ubicación del genocida, en el marco de una actividad que se realizará el domingo 7 de enero a las 17 hs. El propósito de la actividad es representar “el camino de la impunidad”, desde el ingreso del bosque, hasta la ubicación de la casa donde está cumpliendo la reclusión domiciliaria Miguel Osvaldo Etchecolatz.

 

Quienes quieran, podrán hacer sus propias siluetas en sus casas para sumar ese día. Sobre papel, cartulina o cartones, con o sin frases representativas,  o con fotos de Julio López, la actividad es un llamado la acción colectiva, por la memoria, la verdad y la justicia.

 

El “Siluetazo” tiene historia propia. Fue una acción “artivista” (activista desde el arte), para evocar los cuerpos, buscan generar el contrasentido a la figura del “desaparecido”, la metáfora que construyó el terrorismo de estado en su plan sistemático donde impuso un modelo socio económico por medio de la tortura, el genocidio y el horror.

 

La silueta en tanto símbolo,  representa la presencia de la ausencia.  Cada recreación le da su impronta, variando en el uso del estencil, el contorneo o el dibujo directo. Los artistas que plasmaron un registro del impacto del actividad, señalan que siempre la imagen se pega vertical porque “con vida lo llevaron” y con vida se exigió su aparición.