Tras analizar colectivamente la resolución dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de la Capital Federal que otorgó la prisión domiciliaria al represor Miguel Osvaldo Etchecolatz, quien fijó domicilio en la ciudad de Mar del Plata, los organismos de Derechos Humanos de la ciudad convocan a movilizar pidiendo que se revea esta medida. 

 

Miguel Osvaldo Etchecolatz es un genocida con más de tres condenas por crímenes de lesa humanidad, con penas de reclusión perpetua. A su cargo estaban 23 centros de detención clandestina, tortura, violación, muerte y robo de bebés. Es responsable de los delitos más aberrantes, realizados de forma sistemática en el marco del terrorismo de estado.

 

El poder judicial, ese al que tanto le cuesta otorgar domiciliarias a personas privadas de su libertad sin condena firme, o responsables de delitos menores (contra la propiedad); ese poder judicial que tanto tarda -si es que llega a hacerlo- en disponer del confinamiento domiciliario a las mujeres madres para que niñas y niños no crezcan entre rejas, dispone de esta morigeración de pena para uno de los criminales más peligrosos de la historia del país, imponiendo un manto de impunidad en un contexto donde la democracia rápidamente pierde densidad, empujada por las políticas neoliberales y represivas del gobierno de Cambiemos (PRO + Radicales).

 

Tal como sucedió cuando la Corte Suprema quiso aplicar el 2×1 a los genocidas, las organizaciones que defienden los derechos civiles, instituciones, partidos políticos, y miles de autoconvocados apelan a la movilización popular para enviar un fuerte mensaje de rechazo.  La convocatoria unificada cita al próximo sábado 6 de enero, a las 18 hs en el Tribunal Oral Federal (Luro y Santiago del Estero), para movilizar pacíficamente hasta la Rambla.