Las declaraciones proxenetas del intendente Carlos Fernando Arroyo, quien no sorprende con su misoginia, expresan la política de Cambiemos. Ningún integrante de la alianza del gobierno (PRO + Radicales + Agrupación Atlántica) salió a rectificar sus dichos machistas, pero lo que es más grave aún, nadie interviene frente al desmantelamiento de las políticas públicas en violencia de género, que en nuestra ciudad se expresan en más de 40 denuncias diarias, y 7 femicidios en un año.

 

El movimiento de mujeres marplatense es amplio y diverso, y eso lo enriquece. Además de publicar un comunicado de forma unificada (ver en la sección Opinión), las organizaciones analizaron las declaraciones del intendente en sus núcleos, y aportaron herramientas de análisis. Desde La Posta compartimos sus declaraciones para nutrir una mirada diversa y plural del feminismo:

 

Frente de Mujeres Evita MdP

La cadena de dichos y reflexiones sobre las mujeres es innumerable, pero trazando una línea de tiempo podemos remontarnos al 2012 donde como concejal se expreso contra la incorporación del femicidio como figura penal de nuestro código. En el 2015 como candidato se refirió a las Mujeres “como esos individuos que pierden 4hs para peinarse…Tiempo después en un estudio de televisión dijo que “las mujeres son débiles, y hay que protegerlas para que cumplan su destino de ser madres”.

 

Ya como intendente menciono que los tiempos habían cambiado y que antes a las mujeres solo las golpeaban en la casa, pero que ahora las matan. Luego de promulgarse la ordenanza Arroyo expresó: “Desde el punto de vista de la seguridad mi gestión en estos tres meses ha sido reconocida por todos, fue un éxito, porque tuve trece muertos menos y porque tuve una rebaja del 60% en las entraderas. Pero en el tema de género, mi gestión es un fracaso y lo debo reconocer” Y continuo expresando: “Pero digo esto porque el problema es cultural y muy profundo. Hoy no tengo recursos, pero voy a organizar una campaña de tipo publicitaria, educativa, bien profunda, porque tenemos que empezar por el jardín de infantes: desde chiquitos tienen respetar a la mujer. Eso va a llevar tiempo y esfuerzo, más allá de los controles policiales y del botón de pánico y más allá también hay de que cambiar la tesitura de algunos órganos judiciales, que a mi criterio no son lo suficientemente rígidos con la aplicación de la ley”.

 

En agosto de 2016 Arroyo dio vía libre a la habilitación del boliche “Cocodrilo” local investigado por causas de proxenetismo y narcotráfico, además de promocionarse cosificando de manera explícita a la mujer. El Movimiento de Mujeres se expreso repudiando al empresario Omar Suarez quien intentaba instalarlo en la ciudad. Poco después en una vista al Observatorio de violencia por motivos de Género y Diversidad Carlos Fernando considero que –“las mujeres se tienen que quedar cuidando a sus hijos para que no les pase nada. Días después ante los medios de comunicación “hay que hacer un cambio de paradigma y, de alguna manera, hay que convencer a toda la población de la igualdad entre el hombre y la mujer y de la necesidad absoluta del respeto hacia ambas partes; no hay que limitar el tema en el hombre o la mujer, todos iguales”.

 

A horas de comenzado el 2018 el machismo y la misoginia que es parte constitutiva de nuestro nefasto intendente ;al ser consultado sobre las expectativas sobre la temporada local expreso: “Vamos a mandar a alguna chica bonita a convencer empresarios que vengan a invertir a Mar del Plata “Al ser consultado sobre los femicidios ocurridos durante 2017 respondió “durante el año que comienza se buscará crear “una gran campaña publicitaria de comunicación”. “Vamos a trabajar cabeza a cabeza con las familias”.

 

En la ciudad sede de los más horrendos femicidios las mujeres queremos expresar nuestro más sentido repudio a los dichos expresados por Carlos Fernando Arroyo quien revela y manifiesta continuadamente su desprecio Por la Vida de las Mujeres”

 

 

Mala Junta

Desde la colectiva Mala Junta –feminismo popular, mixto y disidente- del Movimiento Popular Patria Grande, repudiamos enérgicamente los últimos dichos de Carlos Arroyo. Porque él y su gobierno nos ofende sistemáticamente. Y no sólo a través de sus “comentarios”. Lo hacen sobre todo a partir de su política de no designación de recursos para el tratamiento integral de la violencia de género y la no implementación de los compromisos asumidos a partir de la ordenanza de Emergencia por violencia por motivos de género y diversidad, cuyos principales aspectos no reflejan avance alguno. Por el contrario, en el Partido de General Pueyrredón se registraron 8 femicidios en 2017, y nada parece hacerse al respecto en materia de prevención y promoción de los derechos de las mujeres y disidencias sexuales.

 

Su último “comentario”: “vamos a mandar a alguna chica bonita a convencer empresarios que vengan a invertir a Mar del Plata” no es más que la continuidad de sus ofensas y agravios hacia las mujeres a través de los prejuicios y estereotipos que día a día luchamos para eliminar. Porque nuestro feminismo popular bien sabe de la batalla inalcanzable en cada uno de los espacios que habitamos – escuelas, universidades, sindicatos, cooperativas- por la desnaturalización de estos prejuicios, tejiendo lazos de sororidad y generando redes de cuidado y defensa por nuestros derechos y nuestra democracia.

 

Por otro lado, es importante alertar de una gravedad que las declaraciones de público conocimiento de Arroyo refieren a la cosificación de los cuerpos de las mujeres para atraer inversiones. Inaceptable por donde se lo lea. Esta es la política de Cambiemos. Que además recorta planes y programas, nos reprime, pretende disciplinar nuestros cuerpos con violencia profundizando la pobreza, violencia económica y exclusión.

 

Esta semana pasada, a su vez, en respuesta al reclamo del Movimiento de mujeres Mar del Plata, sobre el proyecto de presupuesto 2018 y la suma irrisoria destinada para la promoción y protección de los derechos de las mujeres, refiere al machismo como una enfermedad y habla de nuestra superioridad por la posibilidad de ser madres. Tenemos varias cosas que responderle sobre los verdaderos orígenes del patriarcado, nuestras maternidades elegidas (o no elegidas y no por eso inferiores), su incitación al proxenetismo, entre otras cuestiones. Así han sido numerosas las respuestas de distintas organizaciones y colectivas por su falta de formación, su discurso discriminador y degradación hacia las mujeres.

 

CAMM

El Centro de apoyo a la mujer maltratada repudia las expresiones vertidas por el intendente Carlos Arroyo, quien considera que presentando “mujeres bonitas” a los empresarios, estos invertirán en la ciudad. Si bien no es la primera vez que el intendente efectúa declaraciones abominables respecto de las mujeres, proponer la “venta del cuerpo de las mujeres” para atraer inversiones es gravísimo y de una bajeza inaceptable.

 

Debiera saber el Sr. Intendente, quien fuera educador de generaciones de jóvenes en la ciudad, que las palabras construyen sentidos y realidades, le sugerimos que de manera urgente se capacite en relación a la temática que nos ocupa, es de una irresponsabilidad alarmante “entregar mujeres bonitas” para lograr inversiones. Debiera también el Sr. Arroyo dar cuenta de que ha hecho su gestión de gobierno para intentar al menos reducir el número de femicidios que en nuestra ciudad es pavoroso (7 en 2017).

 

Esta gestión municipal no solo ha reducido el presupuesto del área de la mujer e incumplido la ordenanza de emergencia en violencia de género y diversidad, sino que además su máxima autoridad violenta a las mujeres con manifestaciones que dan cuenta de su machismo explícito y su profunda ignorancia en la temática, ignorancia que insulta y humilla a las marplatenses, además de colocarlas en mayores riesgos que los que ya sufren por su condición de mujeres.

 

Que se puede esperar si desde la voz del intendente se objetiviza a las mujeres, proponiendo que seamos moneda de cambio para el logro de inversiones, vergonzoso por donde se lo mire. Asimismo señalamos que las expresiones vertidas son contrarias a las leyes y tratados internacionales de derechos humanos de las mujeres, que como funcionario público debiera conocer y respetar.

 

CTA A
Desde la secretaria de género y diversidad de CTA autónoma repudiamos enérgicamente las declaraciones públicas expresadas por el intendente Carlos Arroyo en notas periodísticas: le recordamos que “mandar alguna chica bonita a convencer empresarios para que inviertan en la ciudad” es cosificarnos y degradarnos, y además se atreve a decir que “ se dedica todo el presupuesto necesario para violencia de género y diversidad”, sabiendo que este a disminuido y que no hay botones antipánicos y que este año hubo que solicitar donaciones para el funcionamiento del Hogar Gale.

 

También ha Justificado los femicidios diciendo que “el machismo es una enfermedad tradicional en la Argentina”. Asimismo queremos informarle que las mujeres “no somos mejores que los hombres porque podemos ser madres”.

 

No hubo una sola campaña de prevención tal como lo exige la Emergencia en Violencia de Género “los femicidios no son una moda”. – Habla de prevención y educación cuando desde el Observatorio realizamos un proyecto de educación con perspectiva de género y uds jamás lo recibieron. Desde la CTAA lo invitamos a participar en nuestros curso de promotores de salud en violencia de género a ver si de una vez por todas entiende de lo que hablamos.

 

Unidad Ciudadana

Con motivo de la llegada a la ciudad de Mar del Plata de los primeros turistas del año 2018, el intendente de General Pueyrredon, Carlos Fernando Arroyo, realizó una serie de declaraciones de público conocimiento que según algunos medios de comunicación locales, “despertaron la polémica”.

 

Sin embargo, no hay polémica alguna; no es el primer desatino que el funcionario comete en cuestiones de Género, evidenciando su poca preparación en el tema (baste a modo de ejemplo sus expresiones del año pasado, en que catalogó a la Violencia de Género como “una moda” en el marco del femicidio de la adolescente Lucía Pérez).

 

No nos referimos únicamente a la frase más veces reproducida, aquella que considera la necesidad de pedirle a una “chica bonita” que conseguir inversores; la misma es explícita en el sentido de reducir a las mujeres a objetos de consumo. Son también las otras afirmaciones por él manifestadas las que debieran llamar la atención de los medios y de la comunidad; se trata de un discurso que parte de un paradigma heteronormativo (dar por sentado que todas las personas son heterosexuales), atravesado por concepciones tradicionales respecto del rol de las mujeres que, aunque él indique no saber “por qué motivo” el machismo “es una enfermedad en la Argentina”, se fundan en él. Un claro ejemplo de ello se vislumbra en su afirmación de que las mujeres somos iguales a los hombres, o hasta “un poco mejor”, porque la mujer nació para ser madre, desconociendo que la maternidad no es un destino ni un mandato biológico, antes bien, debiera ser la elección libre de cada mujer. Y decimos debiera porque a veces ello no es posible, debido a la falta de acceso a métodos de anticoncepción en las salas de salud pública, o a la falta de información. Y ello nos lleva a otro punto, el de la educación.

 

El señor intendente indicó acertadamente que la solución a la Violencia de Género es la educación y la cultura; sin embargo, poco se puede avanzar en este sentido si no se aboga por la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral para todos los niveles del sistema educativo. Y es que así, el propio intendente estaría en condiciones de tomar conciencia que la Violencia hacia las mujeres adopta diferentes formas, no solamente física, sino también simbólica. Como la que él ejerce en sus dichos. La Violencia Simbólica figura como tipo en la Ley 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales y no puede ser desconocida por un funcionario de su rango.

 

Por otro lado, genera alarma que Arroyo, a pesar de criticar al machismo y señalar una y otra vez que la única solución posible a este flagelo es la educación (para lo cual propone una campaña publicitaria), no duda en incluir a los Femicidios dentro de la inseguridad, desconociendo que se trata de un tipo específico de delito que nada tiene que ver con los hechos que engloba aquella. Desde el Frente de Mujeres de Unidad Ciudadana repudiamos las expresiones del Intendente Carlos Arroyo, pues como representante del Poder Ejecutivo local, recae sobre él una gran responsabilidad, y debe estar a la altura de las circunstancias.

 

ONG En Red

Nosotras las mujeres y varones que formamos parte de la organización En Red expresamos y nos sumamos a las expresiones de repudio a las declaraciones públicas emitidas por el intendente de Mar del Plata-Batán Carlos Arroyo que ya son de público conocimiento.
Consideramos que es una gran irresponsabilidad manifestar por ejemplo que van a mandar chicas bonitas para convencer a los empresarios que inviertan en la ciudad.
Y también es repudiable que un funcionario que tiene nada más y nada menos que la obligación de gobernar exprese así como si nada que el machismo es una enfermedad sin siquiera remitirse al verdadero origen del mismo y contribuyendo con sus dichos actuales y otros anteriores sobre las mujeres a perpetuar justamente el machismo, la discriminación, la cosificación y degradación de las mujeres.

Mar del Plata ha sido y es escenario de la explotación sexual de mujeres, la trata de personas y los femicidios. Como así también de diferentes tipos de violencias: abusos sexuales, violaciones y malos tratos. Con el enorme esfuerzo del Movimiento de Mujeres logramos tener una ley de emergencia que apenas se cumplió y el presupuesto destinado a políticas públicas es irrisorio. Claro, acorde a la ideología de un intendente que supo expresar hace un tiempo que las campañas contra la violencia de género eran una moda. Paradójicamente en sus últimas declaraciones dijo que iba a combatir el femicidio con campañas.

En realidad sentimos no solo rechazo sino una profunda vergüenza. Porque también dijo que las mujeres somos superiores a los hombres porque podemos ser madres.
Las mujeres podemos elegir ser madres pero si este no fuera el caso, no nos sentimos inferiores. Que en este siglo se considere a la maternidad como un signo de superioridad es realmente un chiste de mal gusto. Pero ante todo es una gran discriminación hacia quienes no quieren maternar.

El intendente, una vez más nos reduce con sus dichos a la categoría de objeto. Pero esto no es lo más grave. Nadie emite palabras porque sí. Y si el lenguaje construye la realidad tenemos que admitir que esa realidad es una incitación al proxenetismo. Qué otra cosa puede ser decir que hay que mandar a mujeres bonitas a obtener beneficios para terceros?.

Las mujeres bonitas son las que luchan. Ahí radica la belleza y la fuerza. Son las que salen a trabajar todos los días, las que marchan y salen a la calle contra el mismo patriarcado que este funcionario sostiene y alimenta. La mujer bonita es la que se supo reconstruir después de que su progenitor la abuse o que el violador la viole en un descampado. Es la que se pudo escapar de las redes de trata y denunciar a los proxenetas. La que reclama por su derecho a decidir sobre su cuerpo.

Gobernar supone también pensar, instruirse, comprender y estar a la altura de las necesidades y de los avances de una sociedad.

Y para finalizar nos vemos en la necesidad de decirle al intendente que antes de hablar de nosotras trate de reflexionar, de cumplir con sus obligaciones y que si no sabe sobre lo que le preguntan se calle. Siempre habrá una mujer bonita atenta a sus comentarios. El proxenetismo también es político.


Mar de Lucha

Señor intendente, debido a sus públicas declaraciones nos vemos en la obligación de recordarle que las mujeres no somos un objeto, ni una mercancía, ni un atractivo turístico o empresarial.

Señor intendente, le recordamos que las mujeres tampoco nacimos para ser madres ni estamos destinadas únicamente a ello. Seremos lo que queramos ser, estamos acá para cumplir nuestros sueños y proyectos; no para llevar adelante mandatos que nos son impuestos, cargados del conservadurismo cristiano.

Señor intendente, usted dice que el problema es de educación y de cultura, en eso estamos de acuerdo, sin embargo, le recordamos que realizamos desde el Observatorio un proyecto de educación con perspectiva de géneros para escuelas municipales de todos los niveles y capacitaciones para agentes y funcionarixs del municipio, pero usted y sus funcionarixs jamás lo recibieron.

Señor intendente, le recordamos que tanto la educación como la cultura, dependen en gran medida de los valores fomentados con acciones de gobierno y con presupuesto acorde.

Señor intendente, le recordamos que hay 25 mujeres en lista de espera para conseguir botones antipático, que los centros de atención están colapsados, que los programas de educación en violencia de género están desfinanciados, que no hay personal suficiente para una adecuada atención las 24hs. Que se reciben más de 30 denuncias por día y que en el 2017 hubo 7 femicidios en Mar del Plata.

No es la primera vez que el intendente de Mar del Plata realiza declaraciones con este tenor. Apenas había ocurrido el femicidio de Lucía Perez, cuya gravedad tuvo repercusiones y solidaridad internacional, el jefe comunal declaró en un acto público que muchos políticos “malgastan dinero en campañas que están de moda, como la violencia de género”.

Señor intendente, le recordamos que esto no se trata de un reclamo “político” -aunque creemos que política se hace siempre, por acción y omisión- sino que se trata de la vida o la muerte de las mujeres.

Señor intendente y funcionarixs, le recordamos que ser gobierno es un compromiso social, si no están a la altura de las circunstancias se pueden dedicar a otra cosa y dejarle el espacio a quienes realmente lo consideren como tal.

 

ATE Mar del Plata

Con estupor asistimos diariamente a los excesos verbales del Sr. Intendente Carlos Fernando Arroyo cada vez que se expresa  violando leyes internacionales que tienen rango Constitucional, en este caso referida a los Derechos Humanos, entre los que se encuentra La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer.

En un distrito donde se sentó jurisprudencia enviando a la cárcel a proxenetas y tratantes de mujeres, donde tenemos el ominoso record de femicidios y de denuncias sobre violencia hacia las mujeres, no se puede permitir que la máxima representación política del distrito de General Pueyrredón, promueva la prostitución con el único fin de optimizar negocios,   “Vamos a mandar a alguna chica bonita a convencer empresarios que vengan a invertir a Mar del Plata”, burlándose de quienes padecen violencia física, psíquica, laboral, retrotrayéndonos a estereotipos que luchamos diariamente por eliminar de la sociedad.

Desde el Departamento de  Derechos Humanos, Género y Discapacidad de  la Asociación Trabajadores del Estado repudiamos los dichos y actitud del intendente y exigimos una retractación publica a la vez que exigimos junto al Movimiento de Mujeres el cumplimiento irrestricto de la Ordenanza de Emergencia en Violencia de Género y políticas públicas de prevención, contención y acompañamiento a las mujeres víctimas, como así también exigimos capacitación para todos los funcionarios con el intendente a la cabeza, en temas de violencia de género y diversidad para que quienes tienen la responsabilidad de gobernarnos se abstengan de, por lo menos públicamente, expresarse en términos  ofensivos y agraviantes hacia las mujeres.