En el marco del Paro Nacional, convocado por ATE en todos los niveles de la administración pública, en Mar del Plata se realizó ayer una volanteada en la rambla y una masiva asamblea, en la que se acordó continuar trabajando en contra de los despidos, las reformas impulsadas por el gobierno y la protección de la caja jubilatoria provincial.

Desde horas de la mañana del jueves, la clásica postal marplatense se tiñó de verde y los militantes de ATE repartieron volantes explicando la grave situación que atraviesa el sector con pérdidas de empleo y un acelerado desmantelamiento de las políticas públicas.

Posteriormente, en las instalaciones del Teatro Auditórium, se desarrolló una masiva asamblea con afiliados de todos los sectores del Estado, quienes debatieron sobre el proyecto de reforma laboral y la reforma previsional que el gobierno aprobó ignorando el repudio mayoritario de la población.

Luego de analizar las jornadas de lucha de diciembre, donde decenas de miles de marplatenses salieron a las calles a repudiar las medidas de Cambiemos, se trazaron estrategias para enfrentar la reforma laboral y defender la caja jubilatoria de la Provincia de Buenos Aires (IPS), en ese sentido se acordó redoblar los esfuerzos para realizar asambleas en todos los sectores de trabajo, donde se debatan estos temas y se forje la unidad necesaria para frenar el ajuste de Macri y Vidal.

En el cierre de la asamblea se manifestó el más enérgico repudio a la prisión domiciliaria del genocida Etchecolatz y se invitó a participar masivamente de la movilización del día sábado, en la cual los trabajadores estatales se concentrarán junto a la CTA Autónoma a las 17:30 en Luro y Mitre desde donde marcharan hacia el Tribunal Oral Federal para encontrarse con los organismos de derechos humanos para exigir la cárcel común para todos los genocidas y también el desprocesamiento de los militantes populares.