El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación inaugura la temporada de verano con una oferta de actividades culturales y recreativas con entrada libre y gratuita. En Espacio Unzué (ex asilo), ubicado en la calle Río Negro y la costa, se podrá disfrutar de una amplia variedad de propuestas, desde el 6 de enero y hasta el 25 de febrero, de martes a domingos, de 16 a 22.

Espacio unzué “Estación Verano” es una parada para que frenes y te diviertas en familia al aire libre un al espacio al aire libre como lugar de encuentro entre familias.

El Espacio Unzué ofrece talleres abiertos y actividades artísticas, recreativas, plásticas, títeres, juegotecas y plaza blanda, destinadas a niños, niñas y sus familias.

Desde las 17 se presentan espectáculos de humor, circo, magia, y música representativa de los distintos géneros, como el tango, folklore, percusión, fusión, música infantil y baile.

Quienes visiten el Espacio Unzué tienen la oportunidad de adquirir productos únicos de la economía social pudiendo recorrer tanto en la Feria de Emprendedores y disfrutar de las propuestas del Patio Gastronómico.

Comprometidos con el desarrollo lúdico de los niños podrás encontrar una plaza con múltiples juegos simbólicos y de ingenio para los más chiquitos de la familia.

Promocionando Derechos del Niño y la Niña, como lo son el derecho a jugar o a la salud, contaremos con una cancha deportiva y recreativa donde se llevaran a cabo diversas propuestas.

En el corazón del parque a distintos horarios habrá actividades masivas para jugar y divertirse en familia. También habrá Kermese de juegos tradicionales para rememorar viejos tiempos.

Durante todos los días habrá talleres con múltiples disciplinas vinculadas a las destrezas corporales para que conozcas sin necesidad de inscripción previa y totalmente gratuitas.

Espacio de circo y acrobacia (de piso y aérea) para aprender nuevas piruetas, para incursionar por las alturas y perderles el miedo.

El edificio Unzué es un ícono urbano de la costa marplatense cuyo histórico solar fue restaurado y puesto en valor en un esfuerzo conjunto por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, el ex Ministerio de Planificación Federal y la comunidad. Es un edificio que funcionó a principios de siglo como un hogar de huérfanos y, resignificando el nuevo paradigma reconocido en la Convención Internacional de los Derechos del Niño, en la actualidad funciona como espacio de recreación y encuentro de la comunidad, garantizando de esta manera una apertura y reconocimiento de los derechos del colectivo de la infancia.