Un grupo de manifestantes de organizaciones sociales, sindicales y de lucha, se dieron cita esta mañana en el Bosque Peralta Ramos, en donde marcharon desde el ingreso por avenida Mario Bravo hasta la casa del represor que goza de prisión domiciliaria desde hace una semana. Realizaron un escrache ante la vallada y custodiada propiedad de Etchecolatz.

Un centenar de personas aproximadamente se concentró esta mañana en la puerta principal del Bosque Peralta Ramos desde donde marcharon hacia la casa del represor ex jefe de la policía durante la dictadura en lo que fue la segunda manifestación de este tipo en dos días. Al llegar a la propiedad, a diferencia de ayer, los esperaba una fuerte presencia policial que había vallado completamente el frente del inmueble.

Muñeco del genocida que los manifestantes quemaron en la puerta del domicilio

Al llegar al lugar los manifestantes entonaron cánticos en contra del genocida y algunos de ellos hicieron uso de la palabra entre los insultos del gentío hacia la figura del represor. Gonzalo Peruzzaro, miembro de la organización Votamos Luchar, aseguró que la única manera de revertir esta situación es “en la calles, no hay otra forma. El Parlamento gobierna para los poderosos y nosotros tenemos que demostrar que estamos a la altura de las circunstancias, vamos a seguir escrachando, haciendo justicia popular y movilizándonos. Esto es parte de un proceso, un plan y no un hecho aislado”.

Fuerte presencia policial en el domicilio de Etchecolatz

Sobre el final del escrache, cuando el grueso los manifestantes se retiraba, se sucedieron algunos incidentes, aislados, menores, que no revistieron ningún tipo de gravedad ni de intervención policial.