Los defensores del Pueblo de General Pueyrredon Fernando Rizzi, Fernando Cuesta y Walter Rodriguez mantuvieron una extensa reunión con el secretario de Salud Municipal Dr. Gustavo Blanco y la directora de Salud Patricia Fortina, para abordar la problemática de la tuberculosis. Participó también la coordinadora de la Defensoría Gabriela Silveyra.

La tuberculosis es una enfermedad de todavía gran incidencia y que afecta a las personas de todo el país. Si bien esta es una enfermedad que ha logrado controlarse gracias a la vacuna BCG aplicada a los niños y a los tratamientos antibióticos, todavía constituye un problema para la salud pública, detectándose anualmente en la Argentina más de 10.000 nuevos casos y cerca de 700 muertes por esta enfermedad según las estadísticas.

En el encuentro además se abordó el análisis y propuesta institucional sobre el cambio de funciones del Instituto Nacional de Epidemiología (INE) y su actual destino, centrado en la investigación y las estadísticas epidemiológicas y el traspaso eficiente de la atención de la tuberculosis al Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA).

Ello debido a que desde el pasado 2 de enero el INE dejó de atender los casos de tuberculosis como tradicionalmente hacía, traspasando la atención al Municipio.

La consideración de la Tuberculosis como enfermedad social y los datos surgidos en las investigaciones sobre la pobreza realizadas por especialistas de la Universidad Católica Argentina, tomada ésta como principal causa del actual aumento de la tuberculosis, son un fuerte llamado de atención que obliga a tomar con la necesaria urgencia las adecuadas medidas institucionales y profesionales para su debida atención.

“Desde la Secretaria, nos han informado que están en permanente capacitación de los profesionales de la salud, en los centros de atención primaria, que serán los que deben realizar el informe al CEMA, para desde dichos centros entregar la medicación correspondiente contra la Tuberculosis, realizando un seguimiento en los casos de contactos estudiados, que hasta este momento son 173, cuyo 50% esta con profilaxis” informó el defensor Rizzi.

Durante el año 2017 se formó una Comisión interdisciplinaria, para garantizar el cumplimiento de las responsabilidades del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis a nivel local, articulando entre las instituciones responsables a nivel local e intermedio (Zona Sanitaria VIII).

Se informó asimismo la puesta en marcha de la Unidad Municipal de vigilancia y monitoreo de la Tuberculosis, con profesionales comprometidos en la temática, funcionando en el CEMA, cuya función principal es responder en forma inmediata a cada caso y sus contactos. Los sintomático respiratorios detectados en los CAPS, son informados por el laboratorio a la Unidad y así se inicia un circuito de atención tendiente a determinar las características del caso.