Se trata de una medida cautelar dispuesta por el juez de Garantías Bombini, para que la gente no pueda acceder al lugar donde se produjo el desmoronamiento que terminó con la vida de una nena de 3 años.

Luego de la tragedia ocurrida el lunes al mediodía en la zona norte de la ciudad, la fiscalía a cargo del dr Fernando Berlingeri dispuso la clausura de la playa en su totalidad, mientras se realizan los peritajes e investigaciones pertinentes.

A su vez, el juez de garantías Gabriel Bombini impuso una medida cautelar para que se impida el acceso de la gente a dicho espacio, a modo de resguardar los trabajos periciales y para evitar nuevas víctimas. El plazo propuesto por el magistrado es de una semana de aplicación.

En el documento se recomienda a Defensa Civil como el área encargada del resguardo de dicha medida, aunque el Municipio podría disponer de otras carteras para ese cuidado.