Luego del cierre de la planta de fabricaciones militares en la localidad vecina, integrantes de la Asociación Trabajadores del estado viajaron a Azul para solidarizarse con el personal afectado y seguir peleando por sus derechos.

La movilización se realizó en ruta 3 y 226 en cercanías de Azul. Hasta allí fueron trabajadores nucleados en ATE para pedir la reincorporación de los despedidos de la planta de fabricaciones militares Fanazul, que empleaba a unas 200 personas.

“La planta tenía un rol importante para la zona y que no puede reemplazarse. Hay mano de obra realmente calificada y se abastecía a diversas estructuras del país”, explicó el secretario Oscar de Isasi.

“Creemos que debería intervenir el gobierno provincial, porque se lesiona la línea productiva de Buenos Aires. La desmantelación de esta fábrica no tiene ninguna lógica”, agregó el dirigente desde el corte de ruta.