Más de veinte allanamientos que formaron parte de una investigación impulsada por el Ministerio Público Fiscal, lograron desbaratar a una banda que explotaba sexualmente a mujeres jóvenes, y por la cual hay 9 detenidos, uno de ellos integrante de la Policía Bonaerense.

Los domicilios allanados funcionaban como prostíbulos o “privados” como se le dice en la jerga. En algunos de los departamentos que formaron parte de la investigación, residían algunos de los imputados. La orden de allanamiento fue emitida por la fiscal a cargo de la investigación Laura Mazzaferri, y los procedimientos fueron ejecutados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria, y contaron con la intervención de las áreas de Trata y Asistencia a la Víctima, del Ministerio Público Fiscal.

En el marco del operativo se secuestraron armas de fuego, dinero en efectivo y documentación concerniente al motivo de la investigación penal.Hay nueve personas detenidas, una de ellas es efectivo de la Policía Bonaerense, pero la investigación se amplía sobre otras personas que están procesadas, pero cuyas responsabilidades en el accionar de la banda serían menores, y no requieren de medidas privativas de la libertad ambulatoria en el marco de la investigación.

Algunos de esos departamentos allanados eran alquilados por la banda criminal para desplegar sus actividades delictivas, en pleno centro de la ciudad, en Colón y Santa Fé. Allí explotaban sexualmente a 8 mujeres, de entre 18 y 22 años, quienes debían mantener prácticas sexuales con “puteros” que pagaban por someterlas, y el dinero recaudado era manejado por los tratantes/proxenetas.