Las esperanzas siguen firmes para muchas de las personas que hoy se acercaron a la Base Naval de la ciudad para pedir que continúe la búsqueda. “Es la hipótesis que tenemos”, dijeron y descartaron el informe de Estados Unidos.

La escasa información no es un punto de inflexión para los familiares del submarino perdido desde el 15 de noviembre. A 57 días de no tener noticias de ellos, aún creen que están vivos y que es necesario que los rescaten.

“Con la pobre información que la Armada nos otorga, quedamos siempre varados. Nadie nos brinda datos y quedamos desamparados pero hay una esperanza de vida y queremos saber qué pasa”, confirmó Cristian Méndez, cuñado del tripulante Celso Vallejos.

Para ellos, las publicaciones de Estados Unidos que hablaban de un sonido que expresaba explosiones y posibles formas de muerte de los tripulantes, “es una hipótesis, no es un informe”.

“Nosotros creemos que ellos están con vida, es nuestra propia hipótesis. Queremos que los sigan buscando. El problema es que acá vienen diplomáticos de otro país a darnos fuerza y ayudarnos, pero las autoridades del nuestro no están. No hay barcos necesarios para la búsqueda que necesitamos y nos dejan solos”, se lamentó Vallejos.