Este jueves en sesión extraordinaria del Concejo Deliberante, el concejal Santiago Bonifatti manifestó que “el conflicto de la basura es un claro ejemplo de cómo una gestión política no sólo puede no hacer, sino que también puede empeorar una situación. El sistema integral de residuos en Mar del Plata y Batán era un servicio que necesitaba ajustes, mejoramientos y revisiones pero de ninguna manera era este caos que padecemos hoy. Esto tiene un responsable: lo genero el gobierno de Arroyo”.

En esa misma línea, el edil agregó: “El problema de los residuos urbanos afecta al medio ambiente, la convivencia, la salud y también las posibilidades que tiene la ciudad de ser atractiva para la mirada de inversores y turistas. Es lamentable que el vecino vea -una vez más- las complicaciones en el funcionamiento de un servicio indispensable por una mala gestión de conflictos”.

“El intendente no sólo no pudo continuar con el servicio tal como venía de años anteriores sino que escaló el problema impactando en recicladores formales e informales, cooperativas, empresas de seguridad, empresas de recolección, y finalmente vecinos que se encontraban separando voluntariamente sus residuos para que se aproveche aquello que se puede reutilizar. Todo eso hoy son distintos conflictos de un mismo problema”, sostuvo Bonifatti.

Más adelante, el concejal continuó diciendo: “Nos preguntamos hacia dónde va este gobierno. Hacia dónde va nuestra ciudad. Desde la gestión de Acción Marplatense habíamos dado vuelta la página de la triste historia de un basural prendido fuego y de emergencia en emergencia, pero el intendente Arroyo logró lo impensado, otra vez la basura es un caos, la ciudad está sucia y ambientalmente retrocedimos muchos años”.

“Tal vez la solución no era perfecta, -continuó Bonifatti- pero había un rumbo, la ciudad avanzaba, había un programa social para contener a los recicladores, había una planta de separación y un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, el intendente logró deshacer lo que estaba bien y complicarle aún más la vida a los vecinos, sumar nuevos problemas, nuevos conflictos con distintos actores involucrados donde ya no hablamos de un servicio contratado sino de un caos de gestión sobre la basura”.

“Mar del Plata con basura es una ciudad sucia. Mar del Plata sin una buena gestión de los residuos es una ciudad imposible de venderla a cualquier empresa que se quiera radicar acá, cualquier inversión, a cualquier turista que esté pensando en Mar del Plata para veranear”, concluyó el edil de Acción Marplatense.