La policía bonaerense, en el marco del operativo sol en la localidad de Ostende, Partido de Pinamar, logró aprehender a una mujer de 42 años de edad que explotaba sexualmente a su hija y su sobrina, de 15 años.

En el marco de la detención, con allanamiento al domicilio, se incautaron elementos probatorios de la actividad a la que sometía a las niñas: desde dildos, indumentaria erótica, celulares y dinero en efectivo.

El domicilio allanado  por el personal de la Sub DDI de Villa Gesell, está ubicado en Biarritz y El Progreso. Según la investigación, allí, la mujer aprehendida había montado lo que se conoce como “privado”, un departamento en el que se somete a mujeres y niñas a la explotación sexual.

El mecanismo criminal se sostenía con la oferta sexual de las niñas por parte de la detenida. La explotación sexual se acordaba por vía telefónica, y un custodio trasladaba a las niñas de ida y de regreso al lugar donde fueran sometidas sexualmente. Ademas, la delincuente, acusada de “Promoción y facilitación de la prostitución” tenía un vínculo familiar con ambas víctimas: es madre de una y tía de la otra joven.

Cabe destacar que para la concreción de este tipo de delitos hace falta la participación de los “puteros” o mal llamados clientes, que pagan por someter sexualmente a niñas, niños, mujeres y travestis.