Nicolás Cotignola, un joven piloto profesional de automovilismo, fue retenido en un control vehicular de rutina efectuado por la Dirección de Tránsito del municipio durante las primeras horas de esta mañana, en la zona de punta mogotes. El conductor, en primera instancia se rehusó a cumplimentar la orden de los agentes de proceder con el control de alcoholemia, y luego modificó su actitud a la realización del test intencionalmente mal, intentando obstruir la obtención de un resultado verídico. Luego él, y el resto de los ocupantes, se atrincheraron en la camioneta para impedir el traslado.

Los oficiales de policía reiteraron la prueba, y Cotignola volvió a realizarla intencionalmente fallida, lo que para la legislación vigente confirgura la presuncion de alcolemia positiva. En relación a la falta, la norma dispone el traslado del vehículo a una dependencia municipal, acción que se vio demorada con la permanencia de los ocupantes en la cabina del vehículo. Según declararon los ocupantes de la camioneta, “el operativo estaría mal realizado”.

El acto de permanencia de los ocupantes el vehículo obligó al personal municipal a finalizar el operativo de control, y concentrar sus recursos en custodiar al grupo, hasta poder efectivizar el traslado de la camioneta, desde Tripulantes del Fournier y Avenida De los Trabajadores, donde se detectó la irregularidad, hasta el playón de tránsito ubicado en Luro y España.

El piloto de Top Race y TC Pista, persistió en su actitud de obstrucción y demoró horas lo que se podría haber resuelto en pocos minutos. La Dirección de Tránsito procedió a reemplazar la grúa con la que iban a trasladar el vehículo, por una cinta demarcatoria y dos motos que rodearon el vehículo para fijarlo en la esquina, con sus ocupantes atrincherados en las butacas, cuatro horas después de haberlo retenido en el control. Horas más tarde, personal de la dirección de tránsito escoltó al vehículo conducido por el joven, hasta el predio ubicado Luro y España.