Dos siniestros viales se produjeron esta mañana en puntos de tránsito complicado, sin víctimas fatales. En plena temporada, la velocidad no afloja.

Las calles de la ciudad se vuelven a diario cada vez más peligrosas, y los conductores parecen no tomar consciencia de lo que significa un vehículo y las vidas que se ponen en riesgo al manejarlo sin precaución. La falta de operativos de prevención y de señalización en muchos puntos de la ciudad hacen que la imprudencia al volante empeore.

Esta mañana, un automóvil particular marca Volkswagen Country chocó contra una moto de 125cc, en la intersección de Champagnat y Alberti. Los conductores sufrieron heridas y el tránsito estuvo desviado gran parte de lo que va de la jornada.

Mientras tanto, en Rejón y la Costa, un hombre que conducía una camioneta colisionó contra un poste de luz dejando toda la parte delantera del auto completamente destruida.

Aún se desconocen las causas que le hicieron perder el control del automóvil, pero por la situación en la que quedó, se presupone que venía circulando a alta velocidad. Afortunadamente, el conductor sólo recibió algunos golpes por los que fue asistido.