Familiares y amigos de los tripulantes del buque hundido en junio del año pasado, denuncian que hay un trato diferente hacia ellos y su causa: “A nosotros nos dicen que el barco no puede ser reflotado por cuestiones económicas… ¿Cómo puede ser?”

La desesperación se mezcló con la desesperanza, y finalmente el reclamo del Repunte se volvió justicia y verdad. A siete meses de su hundimiento, piden a las autoridades que mantengan su búsqueda tal como han hecho con otras embarcaciones, para saber qué es lo que pasó y evitar más muertes.

“Lamentablemente la desigualdad con la que se toma la causa del Repunte nos duele muchísimo. ¿Cómo puede ser que en la búsqueda del ARA San Juan se usaron 500 millones de dólares y a nosotros nos dicen que el Repunte no puede ser reflotado por cuestiones económicas?”, se cuestionaron.

Lejos de la polémica, agregaron: “Que sigan buscando al submarino y gasten el doble si es necesario. Pero también que refloten al Repunte para poder hacer las pericias sobre toda la nave. Además para estar seguros que ahí no este alguno de los desaparecidos”.

A su vez, remarcaron que ellos han sido “castigados demasiado”: “Nunca tuvieron piedad con las víctimas, ni con nosotros. Por eso pedimos que el trato sea equitativo y no existan ciudadanos de primera y de segunda”.