Walter Erviti fue presentado en una multitudinaria conferencia de prensa en el Salón Doré del Hotel Hermitage como nuevo jugador del Club Atlético Alvarado, firmó el contrato y el jueves realizará la primera práctica con el plantel. El sueño de los dirigentes, del propio jugador y de los hinchas se volvió realidad y ahora ninguno escapa al gran objetivo del semestre: el ascenso a la Primera B Nacional. 

El presidente Pablo Mirón, que no dejó de “agradecerle a Walter por confiar en nuestro club y cumplir lo que había prometido en algún momento de tratar de vestir la camiseta de Alvarado. Con Facundo Moyano y algunos compañeros hemos querido dar el marco apropiado para traer a una figura de la envergadura de Walter Erviti, creo que es el momento propicio después de estos tres años de gestión donde hemos preparado el terreno para que él en lo deportivo nos pueda dar una mano para conseguir el ansiado ascenso a la Primera B Nacional”, remarcó.

Al final, realzó que “es un socio y un hincha que tiene la suerte de ponerse la camiseta azul y blanca y tratar de llevarla lo más alta posible, bienvenido Walter, esta es tu casa”.

Después fue el turno de Facundo Moyano, que siguió por el mismo camino: “Nada más que palabras de agradecimiento que un jugador de la talla de Walter Erviti, que vistió la camiseta de clubes de elite, que siempre fue figura y que en cada uno de ellos salió campeón esté en nuestra institución. Entonces, más allá que como futbolista, más allá de destacar la acción de venir a este club que milita en el Federal A, dos categorías menos del club del que viene y encima salió campeón de la Copa Sudamericana, hay que destacar la actitud humana, la valoración de sus raíces, de venir a una institución en la que nunca estuvo, más allá de que su corazón siempre estuvo con Alvarado, hay que valorar que venga a un club con carencias naturales de menor jerarquía futbolística”.

“Estoy muy emocionado por este momento, lo he esperado mucho tiempo. El cariño que tengo por este club es una de las experiencias más valiosas que me ha dejado mi padre (Ramón), lo siento muy profundo, lo llevo conmigo siempre. Soy hincha de Alvarado desde que nací y lo llevo tatuado en mi piel. Estoy muy orgulloso de poder estar acá”, resaltó Erviti.

Y no anduvo con medias tintas: “Llego con el sueño de ascender”, lanzó y no le tuvo temor a la palabra ascenso. Después, remarcó el trabajo dirigencial de la gestión que encabeza Pablo Mirón y que es indispensable para su llegada: “Realmente esto se puede dar, al margen de mi predisposición, porque Alvarado tiene un club saneado económicamente, trabaja diariamente de una manera muy responsable, y es acompañado por una gran hinchada. Agradezco a Pablo (Mirón, presidente) que me abrió las puertas desde que surgió la posibilidad, a Facu que es un amigo y hemos tenido muchísimas charlas en el último tiempo sobre Alvarado. Él me ha hecho ver un montón de cosas, aprendo de su capacidad diariamente y estoy agradecido a lo que están haciendo por mí” señaló, ante de someterse a las preguntas de los periodistas presentes.

El jueves por la mañana, Walter Erviti será presentado a sus nuevos compañeros y comenzará a trabajar bajo las órdenes de Mauricio Giganti, con quien ya tuvo la oportunidad de hablar y quien se llevó una gratísima impresión por la sencillez y la humildad del futbolista. Ahora, será el turno de trasladar toda la expectativa a la cancha e ir todos juntos en busca del ansiado ascenso.