Desde la unión gremial anunciaron que se plegarán a la medida del sindicato de Camioneros anunciada para el mes de febrero, en reclamo de paritarias. Durante el anuncio se dieron a conocer los roces internos y diferencias.

El consejo directivo de la CGT, con la ausencia de los “gordos” e “independientes”, resolvió por unanimidad su adhesión a la marcha de protesta contra las políticas económicas del Gobierno que hará el gremio de camioneros el 22 de febrero en la Avenida 9 de Julio.

Tras decidir la medida poco después de las 17 durante la reunión del consejo directivo, el dirigente camionero Pablo Moyano estimó que “será la movilización más grande en la historia del gremio” que lidera su padre Hugo Moyano.

El llamado a una reunión del Consejo Directivo fue realizado a través de un comunicado enviado a todos los gremios que forman parte de la conducción nacional de la central obrera, pero firmado por sólo dos de los tres secretarios generales: Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid.

En el orden del día, se convocó en la sede de Azopardo 802, a una reunión del Consejo Directivo de la central obrera para encarar un “análisis de la situación social y económica”, y poner “en consideración el documento elaborado en Mar del Plata”, en referencia al surgido del encuentro del pasado 18 de enero, con el gastronómico Luis Barrionuevo como anfitrión.

En este sentido, fuentes de los sectores conocidos como los “gordos” e “independientes” se negaron a confirmar si los dirigentes que integran esos nucleamientos participarán de la convocatoria. Durante el anuncio, se manifestó que “los que no van a participar que se hagan cargo”, mostrando diferencias entre los sectores sindicales internos.