La jueza Marta Yáñez confirmó que un informe de la Armada constató en diciembre de 2016 que había “una serie de anomalías y defectos en el funcionamiento” del submarino y recomendaba “la inmediata solución” de los mismos para que no tuviera problemas de operatividad.

La magistrada señaló que ahora deberá determinar cuáles eran esos daños y si ponían en riego a la tripulación”, y consideró que si el submarino no estaba en condiciones de navegar habría que “determinar responsabilidades penales”.

“Hoy no puedo aventurar que fue un accidente, o que lo derribó un barco chino. En principio, yo determinaría las condiciones en las que salió el ARA San Juan y el tema de las comunicaciones, qué se pudo haber advertido”, señaló la funcionaria judicial en declaraciones a la señal TN.

Yáñez admitió que el hecho de “no poder hallar al submarino hace que todo sea más difícil”, y remarcó que “La Nación y la Justicia le deben a los familiares una explicación” sobre la suerte corrida por la tripulación del ARA San Juan.

“Hay cosas que no quiero que trasciendan. Esta es una causa en la que tengo una dedicación exclusiva”, apuntó Yánez, quien caratulo el expediente como “averiguación de ilícito”.