Por Claudia Rodríguez, presidenta Bloque de Concejales de Acción Marplatense.

A través de la presente queremos poner de manifiesto la gran preocupación que tenemos desde Acción Marplatense ante la inusitada situación que atraviesa el tratamiento del Presupuesto Municipal y las ordenanzas Fiscal e Impositiva.

En referencia a la invitación que nos hiciera llegar para una reunión en su despacho el Señor Intendente, sin temario ni asunto de convocatoria, le decimos que somos sensibles a las necesidades de los que fueron elegidos para gobernar, pero mucho más sensibles a las necesidades y demandas de los vecinos, por ello preferimos debatir y analizar todas las cuestiones en el ámbito que la democracia nos da para hacerlo públicamente y de frente a los marplatenses.

No somos afectos a la pompa de los protocolos pero el respeto de los caminos institucionales nos permite entablar verdaderos diálogos que tengan un real sentido y resultados medibles en el bienestar y servicios a los contribuyentes.

Motivan además éstas líneas, aclarar nuestra postura en relación al tratamiento de los expedientes referidos con anterioridad.

Pese a nuestros avisos, el bloque que responde a la gestión del Intendente en el Concejo Deliberante -Cambiemos- demoró injustificadamente su tratamiento.

Nos permitimos advertir entonces a la gestión de Carlos Arroyo, que seguramente el Presupuesto Municipal 2018, sin tratamiento formal hasta la fecha, evidenciará profundas contradicciones con las ordenanzas Fiscal e Impositiva recientemente devueltas al Ejecutivo a instancias del Secretario de Hacienda, ya que de acuerdo a nuestra criterio, se tratan de actos administrativos que refieren a un Plan Integral que deben expresar un concepto armónico y coherente. Desarticular eso es desnaturalizar el presupuesto, deja de ser un plan y por lo tanto deja de ser comprensible y finalmente controlable.

La oposición responsable no es nada más sentarse a conversar en un encuentro eventual, es trabajar a diario buscando consensos, aceptar los disensos, teniendo como función indelegable el control de las acciones para contribuir a la transparencia y velar por el bienestar de los vecinos.

Para finalizar, le pedimos al Intendente que tome las medidas que considere necesarias para lograr el mejor funcionamiento del Municipio de cara a su tercer año de gestión de gobierno.