El líder gremial de los camioneros, Hugo Moyano, calificó como “un verdadero disparate” que se diga que esté en condiciones de “voltear” al gobierno nacional, y aseguró que tanto él como su hijo Pablo no se encuentran imputados en “ninguna causa judicial”. En la sede de camioneros se decidió que la marcha ideada en un principio para el 22 de febrero se  realice el miércoles 21.

“Es un disparate que se diga que pueda voltear un gobierno. Estos funcionarios tienen una desubicación tremenda y tiene incapacidad para solucionar los problemas del país. Las políticas que aplican no van más”, señaló Moyano en declaraciones a la señal televisiva TN.

En su calidad de presidente de Independiente, Moyano se refirió a la causa por lavado de dinero en ese club y por la cual está detenido el barrabrava Pablo “Bebote” Alvarez, y estimó que esas denuncias “están motorizadas” desde la Casa Rosada.

“¿Qué hubo lavado en Independiente?” Por favor, tuvimos que lavar hasta los baños por cómo habían dejado el club. Lo que dice Bebote es una barbaridad, le han hecho decir cualquier cosa y todo está motorizado por la Casa Rosada porque nos oponemos a que el Gobierno le saque plata a los trabajadores y a los jubilados”, apuntó.

El líder camionero remarcó que la movilización convocada por su gremio para el 21 de este mes tiene el objetivo de “reclamar el pago de un bono por parte de las empresas” transportistas, y destacó que “tendrá el apoyo de varios sectores políticos y sociales.