Se cumple un año de que el Gobierno Nacional diera comienzo a la renovación de la plaza ubicada en Calabria y Vidal, en el Barrio El Martillo. La obra fue presupuestada en más de nueve millones de pesos, debía hacerse en 120 días pero se cumple un año, se encuentra sin terminar y en estado de abandono. Varios son los sectores que denunciaron esa situación, a lo que se suma el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

Al respecto Martín García, referente del MTE y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), comentó: “Mientras que el grueso de la obra pública y los recursos están destinados a empresas, las cooperativas estamos fuera de las licitaciones. Arreglar una plaza no supera los $150.000 pero hacer una nueva, la cual recién tenía 6 años, costó $9.300.000” y reflexionó que “pasa una vez más lo que siempre pasó en El Martillo, las empresas abandonan las obras pero eso en el centro no pasa. Hay muchas cooperativas esperando trabajar en sus barrios, sus plazas, sus salitas, escuelas y jardines. Las empresas no actúan con responsabilidad social pero el Gobierno las sigue favoreciendo”.

“Hay trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular que complementan sus ingresos miserables con el Salario Social Complementario o Argentina Trabaja. Por ello trabajan en sus barrios, arreglando las plazas con míseros recursos, mientras por otro lado se destinan millones para arreglar una sola plaza sin pensar que la plaza estaba bien, se podían haber pintado los juegos, sumar nuevos y arreglar la cancha de fútbol, pero no millones para nada y ahora está cerrada”, agregó Martín García.

“La posibilidad de que los propios vecinos y vecinas puedan arreglar sus plazas y sus barrios es la seguridad de que las obras se finalicen bien y con el mayor orgullo de que el barrio crezca en comunidad”, concluyó el referente de la CTEP.