El ministro de Finanzas, Luis Caputo quedó en medio de un posible caso de conflicto de intereses por haber ocultado su participación en sociedades offshore antes de ingresar a su actual cargo. Se trata de empresas administradoras de fondos radicadas en paraísos fiscales. Sin embargo el funcionario salió a defenderse y dijo que no correspondía que declarara su participación en esas sociedades donde argumentó que sólo actuó como asesor.

Documentos de la Comisión Nacional de Valores estadounidense (SEC), el organismo que controla las inversiones en la Bolsa de los EE UU, demuestran que entre agosto de 2009 y julio de 2015 Caputo fue el principal accionista de la sociedad Princess International Group, radicada en Islas Caimán, según revela el diario La Nación.

El ministro no informó de esas participaciones en las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción, cuando tuvo que informar sus activos de 2014 y 2015. La comisión de Valores de Estados Unidos registró a Caputo como accionista de sociedades offshore hasta 2015. Pero no lo informó a la Oficina Anticorrupción su capital de ese año y el anterior.

“Nunca fui propietario ni accionista de Noctua ni de Princess, sino asesor, administrador, fiduciario y/o manager, por lo que no debía declararlas ni ante la AFIP ni ante la Oficina Anticorrupción, tal como manifesté anteriormente. Aprovecho para reiterar que desde que en 2015 ingresé a la función pública cesé de prestar cualquier servicio profesional a dichas sociedades”, se defendió Caputo.

Accionista

Sin embargo, según los documentos de la SEC entre mediados de 2009 y mediados de 2015 fue accionista, de manera indirecta, de Noctua, una gerenciadora de fondos de inversión con sede en Miami.

Caputo había negado ser dueño de Noctua cuando fue consultado por el equipo de Paradise Papers. “Fui sólo un administrador; no tuve ninguna injerencia accionaria hasta donde yo sé. Tampoco es importante porque es una sociedad que no vale nada en sí, es un fondo, y vale en la medida de la cartera que maneja”, insistió.

El material de la SEC, al que accedió el equipo argentino de Paradise Papers a través de un pedido de acceso a la información en Estados Unidos -conocido como requerimiento sobre la base de la Freedom of Information Act- indica además que Caputo fue dueño, entre 2009 y 2015, del 75% de las acciones de Princess International Global Ltd., una sociedad offshore creada en las islas Caimán.

Y que por medio de la sociedad Princess Caputo controló entre el 50 y el 74% de Affinis Partners II, otra offshore creada en las islas Caimán. Affinis Partners II, además, es la controlante de al menos el 75% de Noctua International WMG LLC, la gerenciadora de fondos de inversión que usó Caputo para administrar fondos en Caimán.