La autopsia al cadáver del cadete Emanuel Garay, fallecido ayer tras permanecer seis días internado luego de un entrenamiento extremo para ingresar a la Escuela de Policía de La Rioja, determinó que la causa de muerte fue un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que le provocó una “falla multiorgánica”.

La necropsia fue realizada en las últimas horas por los médicos forenses José Luis Díaz Brizuela y Aníbal Magno, y contó con el perito de la parte querellante, Marcelo Cáceres; y de la defensa, Paola Herazu.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la autopsia determinó que el cadete Garay (18) murió como consecuencia de una “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal, lo que causó posteriormemente una falla multiorgánica”.

Garay es uno de los 12 cadetes que el lunes pasado terminaron internados tras participar de un entrenamiento extremo para ingresar a la Escuela de Policía.