La aclamada obra “Problemas Técnicos” realizará este miércoles a las 20 su última función de temporada en la sala El Sótano del Centro Cultural América Libre, ubicado en 20 de Septiembre y San Martín. La pieza teatral, pensada para toda la familia, tendrá entradas a la gorra.

Augusto Elías y Pablo Guzzo encarnan a dos técnicos de una sala de teatro que, ante la ausencia del elenco programado y con el público a la espera del comienzo del espectáculo, deciden cambiar de rol y jugar a ser actores. De esta manera, el espectáculo se propone, a través del humor y mediante la utilización de recursos estéticos propios del cine mudo y el clown, poner en cuestión la división entre actores y espectadores como un orden estático, inmutable.

Con la dramaturgia y dirección de Martin Cittadino, esta obra se propone un diálogo con la idea de que el común de la gente está predestinada a ser espectador mientras que son unos pocos privilegiados quienes pueden cumplir el rol de actores. Idea que se extiende no solo al teatro, sino a todo el resto de los órdenes de la vida donde la mayoría de las personas no se sienten con la capacidad para asumir un rol activo en un sentido transformador de su propia realidad.

Estrenada en 2015, “Problemas Técnicos” ha recorrido diferentes salas de Mar del Plata y fue invitada a participar del Festival Nacional de Teatro de Jales en Brasil, como único espectáculo internacional, donde tuvieron excelentes críticas y gran aceptación del público.

Nueva función de Decoherencia

Con Fernando Pérez Zalazar y Verónica Martínez como protagonistas, “Decoherencia” continuará con sus presentaciones todos los jueves de febrero a las 21.30. La historia describe el despertar y el encuentro de dos seres inmersos en la soledad de una rutina alienante y profundamente apática que lentamente se irá deshilachando.

La obra, producida y dirigida por Estefanía Lucero y Noelia Santos, fue escrita hace más de seis años. El proyecto ha atravesado diferentes transformaciones que posibilitaron una reinvención que fortalece su espíritu. Uno de los detalles que la distinguen, es la ejecución en vivo de su música original en manos de su compositor, Germán Avellaneda.