A ocho meses del hundimiento del Repunte, el espacio “Ningún hundimiento más” que nuclea a familiares y amigos realizó una caravana donde reclamaron nuevamente que se reflote la embarcación para esclarecer el echo, y que mejoren las condiciones de seguridad con las que trabajan los pescadores embarcados. 

 

“Para nosotros todo fue y es muy difícil. Salimos desde el primer día a visibilizar lo que está sucediendo con los barcos pesqueros. En el último año se hundieron cuatro barcos y murieron dieciséis personas entre el San Antonino y el Repunte” cuenta Gabriela Sánchez, hermana del Capitán del Repunte e integrante del espacio “Ningún hundimiento más”.

 

Ayer, a las 18 hs. los familiares de las víctimas del Repunte salimos desde el balneario Cero de Mogotes en una caravana de autos por la ciudad, hasta el monumento a la bandera, al cumplirse ocho meses del hundimiento y ocho meses de lucha.

“De esto nadie habla, se naturalizan las muertes de los marineros. Se acepta como algo común que los barcos se hundan y nadie investigue nada. Como lo dijimos tantas veces nosotros salimos perdiendo, porque nuestros diez familiares no vuelven más. Pero luchamos por justicia para que se sepan las verdaderas causas del hundimiento, pero también para que la seguridad cambie y no tengamos más muertes evitables” agregó Gabriela.

Los reclamos son concretos, y no buscan sólo justicia por el Repunte, buscan que no haya más familias en esa situación, que la necesidad de trabajar no implique “jugarse la vida”. En los últimos 17 años, hubo 42 hundimientos, y 86 muertes de trabajadores. 

“Pusimos nuestro dolor en acción y somos resilentes con lo que nos tocó vivir. Es una lucha desigual, nos enfrentamos a gente muy poderosa que pretende que todo siga igual porque para ellos los hundimientos es un negocio redondo” concluye Gabriela.